Tipos de protectores solares

Con la llegada del verano nuestros cuerpos se enfrentan a los efectos del sol. Lo cierto es que a todas nos encanta lucir un moreno que haga volver las miradas de todos pero no es menos cierto que a la hora de tomar el sol hay que tener en cuenta determinadas precauciones.

El primero de los problemas que se nos pueden plantear cuando tomamos el sol es que el mismo puede llegar a causar manchas en nuestra piel. Especialmente hay mujeres que sufren este problema con tanta incidencia que les impide tomar el sol directamente.

A todo esto hay que unir que la radiación solar tiene unos efectos que pueden resultar muy perjudiciales. No nos olvidemos que cada vez son más los casos en nuestro país y en el resto del mundo de melanomas o cáncer de piel.

Con estas premisas por delante, está claro que a la hora de enfrentarse al verano y a la exposición al sol uno de nuestros mayores aliados es el protector solar. Pero los protectores solares no son todos iguales y debemos conocerlos bien para realizar una correcta elección.

Como decimos en el mercado existen multitud de protectores solares pero su principal diferencia no estriba ni en la marca ni en el precio, ni siquiera en el grado de protección, sino si son de tipo físico o químico.

Hoy vamos a ver las diferencias entre los protectores solares de tipo físico y químico que tenemos a nuestra disposición, los diferentes grados de protección de cada uno de ellos y como ser capaces de distinguir entre unos y otros.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta a la hora de optar entre los dos tipos de protectores solares es que ambos son igual de efectivos para protegernos de la radiación solar. No obstante cada uno posee unas peculiaridades.

En efecto tenemos que tener en cuenta las peculiaridades de cada protector solar para elegir aquel que mejor se adapte a las características de nuestra piel. En este sentido la elección no es un tema menor.

Los protectores solares con filtros químicos contienen compuestos sintéticos que actúan en el momento que son absorbidos por la piel. La principal diferencia con los protectores de tipo físico es que los químicos pueden actuar en capas profundas de la piel.

Así pues entre las ventajas de los protectores solares de tipo químico está la capacidad de penetración y que no crean un halo blanquecino. Entre sus desventajas encontramos la posibilidad de que causen irritaciones o alergias.

En cuanto a los protectores solares de tipo físico son mucho más densos que los protectores químicos y suelen dejar un halo blanquecino en nuestra piel. Su composición forma una barrera que refleja la luz solar impidiendo que sea absorbida por nuestra piel.

Resulta evidente que una de las ventajas de los protectores solares de tipo físico es la menor posibilidad de que provoquen alergias e irritaciones y su mayor adaptabilidad a todo tipo de pieles. En cuanto a sus contras encontramos su mayor densidad.

Leave a Comment