La sangre nos hace parientes, La lealtad nos hace familia

 

 

Todos  en la vida tenemos una  familia, algunos con muchos miembros, otros con solo unos cuantos, pero lo cierto es que todos alguna vez la tenemos. Nuestros padres nos engendraron, y a su vez a ellos nuestros abuelos, así hasta llegar a las raíces de nuestro grupo familiar. Sin embargo, esta realidad se deforma cuando se trata de la lealtad, ya que la sangre nos hace parientes, pero la lealtad nos convierte en familia.

El enlace va más allá de la sangre

 

A menudo las personas tienden a pensar que un enlace genético como lo es la sangre tiene que acarrear de manera indiscutible los patrones de comportamiento de dicha familia, lo que es completamente erróneo, nadie es igual a nadie ni siquiera si estas personas poseen el mismo grupo genético por ser familia.

¿Cuál es el secreto de las familias que viven en armonía?

 

En incontables ocasiones se ve como las familias se van volviendo cada vez un poco más desunidas, incomprensivas, insatisfechas, lo que las lleva a ser un grupo familiar disfuncional.

Sin embargo, debemos tomar en cuenta algunos consejos si queremos evitar que esto ocurra:

  • Da una buena educación a tu familia:
  • Una buena educación es la base de toda la sociedad, ya que esta nos abre grandes puertas dentro y fuera de nuestros hogares.
  • No culpemos a otros por lo que nos pasa:
  • Hay que aprender a admitir nuestros errores, no podemos vivir la vida culpando a los demás de las cosas que nos suceden y esto debemos darlo como una lección a nuestros familiares.
  • Dar amor a todos nuestros familiares:

Enseña a tus familiares a dar amor a todos los miembros de su familia.

 

 

Espero te haya gustado este post!

Leave a Reply